Seleccionar en el menú de la izquierda las diferentes calidades de cada producto, para poder ver sus características, norma y ficha técnica.

LAMINADO EN CALIENTE (Hot Rolled) + DECAPADO

Los aceros laminados en caliente son los de mayor producción y consumo, ya que aparte de ser la materia prima para la fabricación del resto de los productos, este tipo de chapas son usadas en todos los campos industriales. La chapa laminada en caliente es un producto obtenido por reducción en caliente de un desbaste, en un tren continuo o semicontinuo. El material puede ser suministrado en su estado de laminación o decapado, en la cual el material es protegido por una capa de aceite por ambas caras.

Debido a su gran versatilidad podemos usar y encontrar este tipo de productos en diversas industrias. Están orientados a producir grandes deformaciones junto con elevados volúmenes de producción a costes razonables. Se realizan a temperaturas mayores de 850 ºC.

El acero decapado y el acero laminado en caliente no son tipos diferentes de aceros, pero siguen procesos diferentes en el proceso de fabricación del acero que se relacionan con la superficie acabada.

El objetivo de la laminación en caliente es reducir el espesor del planchón o desbaste proveniente de la colada continua, transformándola en bobinas a través de una deformación realizada a alta temperatura. Para cumplir este objetivo se desarrollan las siguientes etapas: recalentamiento del planchón, desbastado del planchón, laminado de la chapa, enfriamiento y bobinado.

Ver más

LAMINADOS EN FRIO (Cold Rolled)

Los aceros laminados en frío son el producto que se obtiene de una bobina laminada en caliente para obtener una superficie limpia de óxidos e imperfecciones mediante un proceso de tren tándem, que puede ser continuo o en campana. Después se produciría un proceso de temperado para conseguir el endurecimiento y el acabado final.

Podemos encontrar estos productos en multitud de aplicaciones como tableros y paneles de línea blanca, maquinaria industrial, industria automotriz, tuberías y perfiles para construcción, tambores y envases metálicos etc.

Los productos laminados en frío se realizan a temperatura cercana al ambiente, están orientados a obtener una elevada calidad superficial y tolerancias dimensionales. Los procesos que se obtienen en el área de laminación en frío, tiene como objetivo obtener a partir de la chapa LAC materiales de espesores menores con propiedades mecánicas y terminados superficiales que permiten una amplia ampliación industrial. Previamente a su paso por el laminador, la chapa es sometida a un proceso de decapado. En el laminador se obtienen las dimensiones finales de la chapa. Se completa el proceso en las líneas de limpieza electrolítica, recorrido, temple y aplanado o inspección. La chapa de acero durante los procesos de laminación en caliente, su transporte y almacenamiento forma sobre su superficie óxidos, también llamados escamado que son eliminados mediante el proceso de decapado. Esta oxidación superficial puede tener consecuencias negativas si no se procede a su eliminación, como la merma de metal superficial e incrustaciones sobre la chapa y los cilindros de laminación en frío.

Ver más

RECUBRIMIENTOS METÁLICOS (Galvanizados)

Los aceros galvanizados son aquellos que se obtienen a partir de un recubrimiento de hierro y zinc. Por regla general se trata de tres capas de aleación denominadas ‘’gamma’’, ‘’delta’’ y ‘’zeta’’, finalmente se vuelve aplicar zinc creando una capa denominada ‘’eta’’ que produce un efecto brillante al acero.

Cuando se utiliza el método de galvanización se le otorgan al acero una serie de cualidades adicionales, entre las que se encuentran una resistencia extra a la corrosión y a la abrasión. Gracias a la resistencia a la corrosión permite una mayor resistencia frente a un medio agresivo, de la misma manera el zinc permite que no haya igualmente corrosión por lo cual el acero está protegido. También podemos observar que el zinc logra tapar las discontinuidades que pueden existir en el recubrimiento a causa de la corrosión u otro tipo de daños como golpes. El galvanizado además aporta protección contra la corrosión atmosférica y agentes contaminantes como óxidos o agentes a las zonas cercanas a costa. También ofrece una protección contra el agua, tanto dulce como salada.

En conclusión, podemos decir que el proceso de galvanizado ofrece al acero mayor durabilidad y mayor resistencia protegiendo al mismo de manera electroquímica.

Ver más

RECUBRIMIENTOS ORGÁNICOS (Prelacados)

El acero prelacado da la posibilidad de otorgar una amplia gama de colores al acero que hace que este sea mucho más atractivo para las diferentes industrias que lo utilizan. Este se obtiene cubriendo con una capa de pintura el acero galvanizado secado al horno. Esta capa de pintura otorga un valor añadido a la capa de zinc que a su vez protege al acero, de esta forma se obtiene un producto que ofrece una elevada resistencia a la corrosión.

Ver más